La primera conversación con una mujer

La primera conversación con una mujer es algo que dice mucho de ti y por lo tanto si es que buscas entablar una relación con ella, debes hacerlo con mucho cuidado. Cabe aclarar que aunque este artículo menciona a las mujeres, también aplica para ellas en la primera conversación con un hombre.

Conversar es como hacer hermosa música juntos, como bien lo decíamos en capítulos previos, muchas personas están preocupadas por qué decir para ganar la atención de esa persona que tanto ha llamado su atención, ansiosas por saber cuál es el mejor tema de conversación para despertar maravillosas emociones y obtener su afecto.

La primera conversación

El mejor tema para entablar conversación puede ser el clima, el desarrollo de alguna película o la ciencia espacial. Más importante que lo que se dice es cómo se dice. Tú necesitas encontrar y presionar el botón que hará esta conversación memorable para él o ella, y enseguida te presentaremos algunas técnicas que te ayudarán a lograrlo.

Conversar es como hacer el amor

Una buena conversación es como hacer el amor por primera vez, tú no sabes si tus caricias en ciertas zonas le resultarán agradables a tu pareja, si besar o chupar determinada parte de su piel le hará estremecerse de placer o experimentar incomodidad. La única forma de saberlo es a través de la retroalimentación que tu pareja te envía a través de palabras, de miradas, de gestos y gemidos.

Algo similar sucede cuando estás conversando con alguien por primera vez, tú aún no le conoces bien y no sabes si el tema que estás trayendo a la conversación es de su total agrado e interés o le parece tan aburrido que sólo espera la menor oportunidad para despedirse y salir corriendo. Es la retroalimentación que te envía, a través de miradas, de palabras y de expresiones corporales, las que te dirán si estás yendo por buen camino o es el momento de cambiar la temática.

Si estás buscando que te admire, que nunca olvide este momento y que sienta deseos de volver a verte una vez más, no lo lograrás sólo hablando por hablar. Necesitas ser sensible y estar atento(a) a su retroalimentación; es decir, más que hablar necesitas mirar, sonreír, tocar, y sobre todo escuchar. La atención que pongas a esta primera conversación es importantísima, diría que vital para una primera comunicación amorosa y sexual juntos. Es de importancia fundamental porque todo lo de más que esperas difícilmente llegará si esta primera conversación no se dirige correctamente ahora.

Conversar es como vender

Cuando te encuentres conversando con tu presa recuerda que tu labor es similar a la de un vendedor, por lo tanto debes estar muy al pendiente de sus reacciones. Presta particular atención a sus expresiones faciales involuntarias, los movimientos de su cabeza, la rotación de su cuerpo, la posición de sus manos, e incluso sus movimientos oculares. Como todo vendedor profesional aprende a interpretar todas las señales que te envía y planea tu estrategia con base en ello. Tu presa puede no decir con palabras lo que realmente piensa o siente, incluso decir lo contrario; pero sus señales son un lenguaje claro y pulcro, incapaz de mentir.

Observa muy detalladamente los siguientes aspectos:

Observa su cara:

Durante el desarrollo de la conversación es posible que tú sientas que estás tratando un tema de mucho interés y por lo tanto continúes charlando exaltadamente sobre dicho tema. Pero si el rostro de tu presa se torna plano ten por seguro que el tema no es de su interés, para ella es aburrido hablar de ello, así que introduce un comentario neutral y cambia de tema inmediatamente.

Por el contrario, puedes notar que durante la conversación en algún momento su rostro se torne vivo y se dibujen en él expresiones de un claro interés, cuando esto sucede has dado en el blanco al tocar un tema que le resulta candente, agradable e interesante; no cometas el error de cambiar de tema, al contrario, muestra un auténtico interés en dicho tema y harás que ella o él encuentren muy agradable el charlar contigo.

Una chica me contactó hace unos meses por email para preguntar qué podía hacer respecto a un chico que le gustaba, él era demasiado inteligente en tanto que ella aceptaba con toda honestidad que a duras penas alcanzaba el siete en la mayoría de sus materias. Ella tenía la impresión de que también le gustaba a él y quería acercarse para conversar, pero temía no estar a su altura en la conversación, es decir los temas que ella consideraba le agradarían a él ella consideraba dominarlos en un nivel mínimo e incluso algunos no dominarlos en absoluto.

Lee también:  ¿Cuándo es el día del amor y la amistad?

Le respondí que estuviera tranquila, para sostener una conversación interesante con alguien no necesitas ser experto en física cuántica, economía internacional o ingeniería genética. Puede incluso ser mejor dominar sus temas a un menor nivel porque eso le ayudará a lucirse y alimentará su ego. Lo importante no es que domines los temas que a tu presa le agradan sino que muestres un interés genuino en ellos a través de las preguntas. Las preguntas te dan el control de la conversación, ayudan a que la otra persona hable más y demuestran cuánta atención e importancia le concedes.

Por lo tanto, cuando se ha tocado un tema que ha hecho iluminarse el rostro de tu presa y descubres que ella o él domina el tema mejor que tú, hazle preguntas sobre dicho tema, y a medida que el tema se desarrolla sigue haciendo más preguntas hasta agotarlo. Es un hecho que en el arte de la comunicación las preguntas son sin duda lo que mejor funciona.

Observa la posición de su cabeza:

La posición de su cabeza es otro aspecto importante que debes observar. Cuando una persona está aburrida busca un escape y lo muestra inconscientemente moviendo su cabeza hacia afuera, es decir, mira hacia otro lado y no hacia ti.

Si, por el contrario, esa persona está interesada en la conversación o en algo que haces no tiene razón para desviar la cabeza hacia otro lado sino que estará de frente a ti.

Al observar la posición de su cabeza puedes determinar si el tema es apropiado o no. Si su cabeza está frente a ti mantén atención e interés en el tema de conversación y trata de alargarlo con preguntas, pero si su cabeza ha rotado es momento de cambiar de tópico.

Observa la posición de su cuerpo:

Cuando estás en un situación aburrida con una persona, antes de que expreses verbalmente una disculpa para retirarte tu cuerpo ya expresa el deseo de marcharte. ¿Cómo?, dando un paso atrás y moviendo tu torso hacia afuera.

Si estás en una conversación con esa persona que tanto te ha gustado y notas que su torso está posicionado hacia afuera, de lado en vez de estar de frente a ti, está aburriéndose y dando el primer paso lejos de ti, no tardará en decirte que debe irse si no haces algo por evitarlo. Abandona el tema de la charla, llámale por su nombre y haz una pregunta enfocada en él o ella; así recapturarás su atención y le sacarás del estado mental en que se encuentra.

Acabo de mencionar algo que es muy importante: su nombre. En cuanto te diga su nombre por primera vez guárdalo en tu memoria y úsalo siempre que puedas. Dale Carnegie, autor del mayor best-seller sobre relaciones humanas titulado “Cómo Ganar Amigos E Influir Sobre Las Personas” escribió: “Para cualquier persona, su nombre es el sonido más dulce en cualquier idioma”.

Piénsalo bien, el nombre es lo más personal que tienes y lo has llevado durante toda tu vida; en cuanto escuchas mencionar tu nombre irremediablemente volteas, aún cuando sea sólo para darte cuenta de que es un desconocido llamando a otro desconocido que tiene la fortuna de llevar el mismo nombre que tú. La mayoría de las personas defiende su nombre a capa y espada. “Me llamo Manuel” decía un amiguito cuando un vecino para hacerlo refunfuñar le llamaba simplemente “chamaco”; una compañera de secundaria que era realmente hermosa ignoraba por completo a quien pretendía llamar su atención con un chiflido o un grito, “Tengo nombre” decía, “y si no lo mencionan no volteo”.

El director de una importante revista publicó hace tiempo un editorial en que se quejaba por las cartas que uno de sus lectores le había enviado, las cartas en ningún sentido ofendían al director, ni a alguno de los editores, ni a la revista; lo que motivaba la queja del director era la forma en que el remitente había alterado sus dos nombres y su apellido; una prueba más de que el nombre es sagrado para cualquier persona.

Lee también:  30 Señales para reconocer si es amor verdadero

En definitiva no existe mejor forma de capturar la atención de alguien que llamándole por su nombre, aplica el consejo cuando sientas que la atención de tu presa ha decaído y su posición corporal indica que está próxima a alejarse: Llámale por su nombre y hazle una pregunta sobre sí misma(o) o sobre algo que sea de su interés.

El caso opuesto sería cuando tu pareja potencial está de frente a ti, atendiéndote, incluso inclinándose hacia ti ligeramente, en actitud receptiva; si esto ocurre es porque has capturado su atención y disfruta de tu compañía. Es un buen momento para cerrar y llevar a cabo tu movimiento final agendando una cita, obteniendo su número telefónico, o sugiriendo que continúen esta conversación mientras toman un café o una copa.

Observa sus manos:

Otra parte de su cuerpo que no debes dejar de observar son sus manos, los labios pueden mentir, pero las manos no. Aprende a leer las manos, y con esto no me refiero a que acudas con una gitana y le pidas que te enseñe a interpretar las líneas del destino, sino a la naturaleza de los movimientos que tu presa realiza con ellas.

Por ejemplo, si mueve uno de sus dedos sobre la orilla de la copa, este gesto expresa atención o contemplación, tu presa está pensando en lo que dices por lo que este es un buen momento para detenerte a respirar y guardar silencio; manteniendo el contacto visual.

Muy importante observar las palmas de sus manos, si están apuntando hacia ti es una señal inequívoca de su interés. Si están abiertas y hacia arriba indican sumisión, ¡se está entregando a ti!. El momento es propicio para dar un paso más y establecer el primer contacto físico, tocando la palma de su mano o su brazo.

Para las mujeres es muy importante observar el dedo índice en el hombre con el que se encuentran conversando, si en algún momento todos los demás dedos de la mano se encuentran contraídos y este sobresale, incluso al grado de levantarse en el aire, esta señal equivale a una minierección y demuestra que el galán se encuentra excitado por algún detalle particular, se siente increíblemente bien con esto, y es una gran oportunidad para ti; muestra un acuerdo total con él.

Observa sus ojos:

Si mientras te encuentras conversando con tu pareja potencial observas su mirada vaga esto no necesariamente significa que te esté rechazando, simplemente se está aburriendo, es momento de cambiar el tema de la plática o recurrir a la estrategia que ya conoces: decir su nombre y hacer una pregunta.

Con tiempo y práctica adquirirás experiencia en la lectura de ojos, a este respecto lo más importante es analizar la extensión de sus pupilas, recuerda que cuando alguien está excitado sus pupilas se expanden, pero cuando se encuentra aburrido o incómodo sus pupilas se contraen.

Por lo tanto, si descubres que sus pupilas se encuentran contraídas es como si te dijera a gritos “¡Me estoy aburriendo!”, cambia de tema inmediatamente. Pero si sus pupilas se han expandido tu presa está gritando “¡Qué interesante! Háblame más”, así que explota el tema al máximo.

Observa mientras conversas

Mientras te encuentras conversando con esa persona que es tan importante para ti no sólo te preocupes por lo que dices, observa las reacciones de tu pareja potencial que te darán una clara idea sobre qué tan interesante le resulta el tema de conversación.

No pierdas de vista su cabeza, su cuerpo, sus manos y sus ojos; las señales que te envía pueden expresar total interés, lo que debes aprovechar para extender el tema lo más posible; por el contrario, estas señales también pueden expresar aburrimiento, si esto ocurre necesitas cambiar el tema cuanto antes.

contador pagina web