El dilema de los amores pasados

Hablar con tu actual pareja de aquellas relaciones o amores pasados que te marcaron, de las experiencias que viviste, de lo feliz o infeliz que fuiste, puede pasar como una muestra de honestidad o desencandenar un terremoto de grado siete. ¿Es bueno o malo detenerse en detalles del pasado? Ni bueno, ni malo. Depende de cuáles sean las características de tu pareja. Hay parejas decididas de antemano a dejar a un lado el pasado y por tanto, consideran de mal gusto inquirir sobre el mismo. Pero no siempre es así.

El dilema de los amores pasados

Lo que en realidad se esconde

A menudo, él o ella quieren saber o hablar de aquellos tiempos. Según Andrés Flores Colombino, miembro del consejo asesor de la Asociación Mundial de Sexología, la sinceridad pasa por instancias de conocimiento mutuo que permiten contar detalles sobre parejas pasadas, pero hay una variedad de circunstancias que transforman una mera confesión en un tema espinoso.

Ahondar en el pasado es masoquismo

“Yo quiero que me cuente cada cosa que hizo con las otras parejas que tuvo. Necesito saber…”, insiste Gianella de 28 años.

Lleva dos meses indagando detalles de la vida pasada de su novio y ante la negativa de éste de abrir su baúl de recuerdos, ella está decidida a romper la relación. Las dudas, los celos, la desconfianza, no le permiten mantenerla. Un caso como éste, en opinión del médico Juan José Borras Valls del Instituto Espill de España, es un buen ejercicio de masoquismo.

Lee también:  ¿Por qué el amor es una necesidad humana?

“En general podemos aplicar el principio de que cuanto más interés se tenga por ello, más riesgo hay de que en nada nos beneficie llegar a saberlo”, explica.

Vive con felicidad tu presente

Borras Valls indica que “el pasado de la pareja es suyo y la persona saludable, con un grado aceptable de autoestima y confianza en sí misma, es capaz de entender que lo único verdaderamente importante es el presente y futuro con la pareja que ahora tiene”.

En tono tajante, Borras Valls asegura que no es en absoluto saludable un interés que se refiera a la intimidad de nuestra pareja antes de comprometerse con nosotros. El sexólogo argentino Juan Carlos Kusnetzoff, propone afrontar el pasado con generosidad y apertura mental. “El presente debe dominar absolutamente todo. Si el presente es feliz, por supuesto”,señala.

Peligrosa obsesión

Hay dos tipos de comportamiento que dan motivo para preocuparse. Uno, el más común, viene de parte de aquel que quiere saberlo todo, que pregunta y atormenta, para luego decir (o pensar): “Tu pasado te condena”.

El otro, el encubierto, se refiere a personas que tienen la compulsión de contarlo todo. Según el médico psiquiatra Andrés Flores Colombino, hay dos grupos de personalidades entre aquellos (as) “bocasueltas”.

  • Las obsesivas: Creen que si callan, mienten.
  • Los histéricos: Creen que deben exhibir sus historias tanto de aventura como de fracaso en el afán de buscar la admiración o la lástima.
Lee también:  10 Errores que debes evitar en una relación a distancia

¿Te encuentras dentro de algunos de estos grupos? ¡Cuidado! Pueden llevar hacia una peligrosa obsesión. Los psicoanalistas argentinos Héctor Pérez Barboza y Guillermo Dickerman sostienen que la característica obsesiva de la indagación del pasado amoroso de la pareja, puede considerarse de riesgo cuando invade masivamente los actos y pensamientos de la otra persona.

Lo que en realidad se esconde

Según los especialistas, detrás de una interrogante de cómo fue la prehistoria amorosa de la pareja, hay -generalmente- la certeza de que su pareja lo engañe con el ex.

Pero hay matices en esto. Pérez Barboza y Dickerman han notado entre algunos de sus pacientes una tendencia realmente sorprendente: “La suposición de un abundante o intenso pasado, suele ser condición, a veces, del interés amoroso por una persona. Funciona como una fuerte atracción. Pero no siempre”.

¿Debo saberlo todo? y ¿Debo contarlo todo? son dos preguntas típicas que los psicoanalistas escuchan a sus pacientes en el diván. Los expertos consultados en este artículo, coinciden en señalar que no hay reglas absolutas. Si tu novio o novia es celoso en extremo, mide tus palabras y no remarques detalles sobre tus antiguas experiencias amorosas.

El pasado no te dejará en paz. Si el caso es que quieres saberlo todo, recuerda que el presente, el ahora, y el futuro son lo que realmente cuenta.

contador pagina web