El amor en la adolescencia

El amor en la adolescencia es uno de los temas que más interesan a los jóvenes debido a que es en esta etapa de la vida en la cual comienzan a conocer a profundidad este sentimiento.

La adolescencia es una época en la que nacen las historias de amor y se experimenta un artificio de emociones cuando nos sentimos enamorados, y atraídos, por alguien que inspira ternura y sensaciones que nos invaden, y en ocasiones nos desbordan.

Para algunos adolescentes puede ser difícil experimentar una relación intensa en esta etapa; están tan centrados en sus propios sentimientos que no tienen la energía emocional necesaria para responder a los sentimientos y necesidades de otra persona en el seno de una relación sentimental profunda.

El amor en la adolescencia

¿Te has preguntado por qué algunas relaciones entre adolescentes no duran mucho? No te extrañes, sin duda es difícil que dos personas compaginen en la forma de ver las cosas, si cuyas identidades todavía se están formando.

“Anduve cinco años con mi primer novio, con el que terminamos cuando entramos a la universidad, lo ame tanto que siempre creí que nos íbamos a casar; pero tomamos rumbos distintos, estudiamos carreras diferentes y no coincidimos en la institución”, comenta Leticia, quien tiene un matrimonio de seis años.

Aunque cueste creerlo, los primeros amores son rara vez los definitivos, más bien suelen ser torpes; incluso, el iniciar una vida afectiva te permitirá descubrir tu capacidad de amar.

Caes en una telaraña

Las relaciones sentimentales pueden ser una de las cosas más gratificantes y también más difíciles de tu vida. Pueden estar llenas de diversión, romanticismo, ilusión, fuertes sentimientos y también, a veces, de “males de amores”.

Lee también:  Cuando debes elegir entre dos amores...

Estar enamorados no significa necesariamente ser correspondidos, puedes incluso amar a alguien que te detesta o ignora. Los amores no correspondidos pueden herirte, y dejarte una sensación de amargura intolerable, insoportable.
Evita aquellos amores enfermizos que impliquen falta de respeto, desprecio y maltrato de cualquier otra forma. Algunas personas viven en casas donde los padres discuten constantemente o incluso se inflingen malos tratos, sean físicos o emocionales. Estas personas que han crecido en una atmósfera de malos tratos creen que este tipo de comportamiento es casi normal o correcto. ¡Y no lo es!

Cualidades como la amabilidad y el respeto son requisitos imprescindibles para mantener una relación sana. Una persona que no haya desarrollado estas cualidades puede necesitar trabajarlas con un psicoterapeuta.

¿Verdadero amor o ilusión?

Es probable que te sientas en las nubes cuando estás con tu novio, sin embargo, es mejor que te desconectes por un instante de esa maravillosa sensación, y reflexiones si tu noviazgo posea alguna de las siguientes cualidades:

1. Respeto mutuo. ¿Te acepta tu novio tal y como eres? ¿Te escucha cuando le dices que te incomoda hacer algo, y deja de proponértelo en cuanto se lo indicas? El respeto en el seno de una relación significa valorar al otro y entender -nunca cuestionar- sus límites.

2. Confianza. Es imposible mantener una relación sana cuando no existe confianza. Es normal que una persona se ponga celosa de vez en cuando los celos son una emoción natural cuando se quiere a alguien pero lo importante es cómo reacciona.

Lee también:  Qué hacer cuando te enamoras de tu mejor amigo/a

3. Sinceridad. Esta cualidad va unida con la confianza, porque es muy difícil confiar en alguien que no te dice la verdad.

4. Apoyo. Tu pareja no solo debería apoyarte en los malos momentos. Hay personas que te dan todo su apoyo cuando se te hunde el mundo, pero no saben estar a la altura cuando las cosas te van bien o viceversa.

5. Justicia / igualdad. En toda relación debe haber una balanza equilibrada. Las cosas se pueden deteriorar cuando una relación se convierte en una lucha de poder, en la que una persona intenta imponer constantemente su voluntad.

6. Identidades distintas. En una relación sana, ambas partes tienen que ceder o claudicar de vez en cuando, pero eso no significa que debas sentirte como si tuvieras que dejar de ser tú mismo. Cuando empezaron a salir juntos, ambos tenían sus propias vidas, familia, amigos, intereses, aficiones, etc. Y todo eso no tiene por qué cambiar.

7. Buena comunicación. Esto es un pilar en la relación. No te guardes nunca un sentimiento en tu interior porque no es lo que a tu novio le gustaría oír. Si necesitas tiempo para hablar sobre algo, tu pareja te dará espacio para que lo hagas cuando te sientas preparada.

contador pagina web