¿Cómo impresionar a una mujer?

Impresionar a una mujer es una cuestión de arte. Requiere una mezcla justa de galantería y sensualidad, de fuerza varonil y dulce encanto. Y si no te preparas convenientemente no sólo corres el riesgo de hacer el papelón de tu vida, sino de quedar por siempre inscrito en su lista negra.

¿Cómo impresionar a una mujer?

Si piensas que es tu oportunidad de lucir tus encantos y ser apreciado, olvídalo. El secreto de una cita exitosa no está en lo que tú esperas recibir, sino en lo que puedas ofrecer de interesante a la otra persona.

“Las mujeres son muy perceptivas a los detalles que el hombre tiene para agradarlas. Si, por ejemplo, apareces con el cabello recién cortado o perfectamente peinado, cuando habitualmente no lo llevas así, significará un halago a su ego y un punto a tu favor”, explica Robert Davis, presidente de Mate-Search International.

Davis, un consultor con vasta experiencia en el encuentro de parejas ideales y citas amorosas, afirma que el look debe decidirse en la víspera. Las cosas a último minuto no quedan como deberían. “Definir si usarás traje formal o deportivo puede ser un dolor de cabeza. No hay situación más incómoda que vestirse de un modo inadecuado”, dice.

El día D

Descanso, relajación y naturalidad serán palabras claves en las horas previas a la cita. Como luces en la cita dependerá mucho de cómo fue tu día y las horas previas al encuentro. Davis recomienda los siguientes pasos:

    • De ser posible, duerme hasta tarde. El sueño reparador causa efectos espectaculares en el semblante y los reflejos mentales. Ellas lo saben bien.
Lee también:  El amor después de los 30 años

 

    • Opta por una alimentación ligera. Llegada la hora, los nervios suelen jugar una mala pasada. Si te mantienes fresco, tu cuerpo reaccionará convenientemente. Nada de grasas ni comidas pesadas.

 

    • Entérate de la actualidad. A ellas les encantan los tipos informados y que tengan temas de conversación. Lee algún diario o revista o mira un programa divertido de televisión.

 

  • Cuando llegue la hora, vístete con tiempo. Alistarse para una cita toma no menos de una hora entre el baño, vestirse y acicalarse. El cabello, la piel perfumada y las manos cuidadas son detalles principalísimos que requieren tiempo.

 

Operativo de inteligencia

Ex columnista de etiqueta para la revista “For The Bride” y consultora de bodas, Deborah McCoy opina que todo galán debe tener una idea mínima de lo que su pareja espera de la cita. Un pequeño operativo de inteligencia entre sus amigas o conocidas para averiguar sus gustos puede darte las claves para resultar encantador.

“Algunas chicas pueden ser de carácter extrovertido, por lo que unos tickets para un partido de béisbol pueden ser más efectivos que un ramo de rosas. Si la sorpresa le gusta, siempre se sentirá halagada”, explica McCoy.

Este recurso te permitirá saber cómo le gustan los hombres: si le gusta que usen perfume o no, qué piensa de los anillos y otros adornos masculinos y hasta qué clase de regalo te conviene comprarle. Pero procura hacerlo en la víspera o en las horas previas.

Lee también:  Qué significa la palabra te amo

“Las chicas no gustan de guardar esa clase de secretos. Y si se entera que estuviste indagando sobre ella, se pierde espontaneidad”, recuerda la consultora.

Lo que ellas quieren

“A toda mujer le gusta que la esperen. Es como un reconocimiento al esfuerzo que ella hace por lucir bella”, dice McCoy. Si acordaron encontrarse en un sitio específico procura llegar temprano.

Por su parte, Davis sugiere empezar con unos gestos sobrios de galantería, como para tantear el terreno. Aquí algunos conceptos básicos:
Abre las puertas para ella, sean de automóvil o el local al que asistan.

    • Acomódale la silla.

 

    • Sírvele la bebida.

 

  • Escúchala y muéstrale atención.

Ambos expertos coinciden en que la conversación es un punto importante: Si te preparaste en las horas previas no habrá silencios que lamentar. La charla debe ser complementada con el lenguaje de los gestos:

    • Tómale la mano.

 

    • Mírala con ternura o simplemente con atención.

 

  • Comparte o cuéntale algo gracioso para hacerla reír.

Si sigues estos pasos, McCoy no sólo asegura que el ambiente será mágico, sino que ya te habrás convertido en la versión moderna de Casanova. Y, al final de la velada, el esfuerzo habrá valido la pena.

contador pagina web